¡Ay río Guadalquivir!


Cuanto me hace sentir. Sentir del alma corazón enamorado, que por los caminos de lo sano, es capaz de afrontar las vicisitudes y quebrantos que la vida nos depara y nos hace tanto daño.

¡Ay río Guadalquivir!, con las mejoras que te hicieron tus aguas mejor van a discurrir sin barreras que impidan contemplar la belleza de tus orillas entre Triana y Sevilla.

Y ahora con mas garbo y señorío cual traje de cola que con tanta gracia y tronío saben poner en movimiento en, ágil caracoleo las mocitas de tu tierra.

Miradas de todo el mundo contemplaran tu panorámica belleza y en sus retinas plasmaran ese encanto y embrujo andaluz Sevillano que tu inspira.

Sevilla bonita, sin paliativos , hermosa porque lo eres y lo demuestra a través de la historia y ahora con tus nuevos puentes que al reflejarse en la corriente cual anillos de novia joven y bonita al espejo se mira radiante sus primaveras como pétalos de flores frescas en mañana de primavera el rocío salpica.

Primaveras de mi Sevilla, llenas de sentimiento, arte y aroma exquisita, y esa luz maravillosa e infinita, que al amanecer desde el puente de Triana se divisa aspirando la fragancia de los naranjos en flor en suave brisa. ¡Ay río Guadalquivir, cuanto me hace sentir !

Este texto esta inspirado en el grato recuerdo de la Exposición Universal de Sevilla de 1992.

Con todo mi cariño a mi esposa e hijos.